sábado, 14 de marzo de 2009

¡PAPÁ, ESTÁS EMBARAZADO!


En los caballitos de mar es el macho el que se queda embarazado. La madre se limita a depositar sus huevos en un minúsculo orificio de la bolsa incubadora, que el macho tiene en la parte delantera de la cola. Allí se fecundarán los huevos, y el macho los incubará durante más o menos dos meses. A medida que los embriones se desarrollan la bolsa incubadora se agranda, dándole un tierno aspecto al macho de embarazado.
Cuando llega el momento del parto, el cuerpo del padre sufre fuertes contracciones de manera intermitente. Mediante flexiones y enderezamientos el caballito de mar comienza a expulsar las crías.
Terminado el parto el padre abandona a sus hijos a su suerte, no sin antes devorarse a algunos de ellos que queden a su alcance.
¡Qué bellos son! Aquí os dejo un hermoso vídeo de su ritual de apareamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada